Receta de barritas de chocolate y galletas tipo «Huesitos» saludables

En nuestra casa nos gusta llevar una alimentación variada, fresca y sana. Tenemos preferencia por productos ecológicos. Intentamos que los alimentos que compramos no sean muy procesados y que no lleven aditivos, colorantes, conservantes y demás.

A veces todas estas cosas parecen un poco limitantes cuando vas al supermercado a hacer la compra. Incluso si restringes mucho, los peques se pueden sentir reprimidos si ven que los demás niños comen alguna cosa que ellos no comen, por lo que intentamos ser flexibles. Pero siempre que podemos intentamos ser flexibles con cosas sanas, jaja!

 

 

Últimamente mis peques me pedían “barritas de chocolate” (tipo huesitos) porque habían visto a algún niño con eso en el parque. Como ese tipo de comidas no me entusiasma, se me ocurrió hacer alguna receta en casa. Por suerte a mis peques les encanta cocinar así que si alguna tarde propongo hacer una receta, ellos están encantados.

Una tarde que estábamos los tres solos al salir del cole fuimos juntos a comprar los ingredientes, que son sólo 3 y muy fáciles de encontrar y nos pusimos al lío. Aquí os dejo la lista de ingredientes:

  • Pan wasa
  • Crema de cacahuete (100% cacahuete)
  • Chocolate puro

Las barritas se preparan fácilmente. Yo corto el pan wasa por la mitad para que las barritas no sean demasiado anchas.

Después se unta una rebanada de pan wasa, previamente cortada, con la crema de cacahuete. Luego se pone otra rebanada encima y también se unta de crema de cacahuete. Y se pone una última rebanada encima.

Una vez hecho esto, tendremos que recubrirlo con el chocolate, así que ponemos el chocolate al baño maría para que se derrita. También se puede usar el microondas, pero el chocolate se quema muy rápido y como a mí ya se me ha quemado alguna vez el  chocolate en el microondas, prefiero hacerlo al baño maría porque lo puedo controlar más y la temperatura no sube tanto.

Cuando tengamos el chocolate derretido lo cubrimos por un lado primero. Para que se enfríe antes yo lo meto unos minutos en el congelador. Cuando la capa de chocolate ya esté fría y dura, lo sacamos del congelador y recubrimos otro lado con más chocolate derretido. Hay que repetir estos pasos por todos los lados.

Cuando ya esté recubierto por todos los lados se puede comer, aunque nosotros preferimos esperarnos al día siguiente para tenerlo para desayunar, pero eso ya son preferencias. ¿Te gustan estas recetas ricas y sanas? ¿A tu peque también le gusta cocinar?

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *