Parque de La Grajera en Logroño

A unos pocos kilómetros de Logroño, se encuentra el Parque de La Grajera, un entorno en el que se puede disfrutar de la naturaleza. Más que un parque es una zona de recreo, tiene un gran embalse, zona de columpios, un bar y una granja con animales. Y también hay un campo de golf.

Nosotros aparcamos cerca de la zona de animales. Había bastante sitio para aparcar, lo que me sorprendió, ya que fuimos durante un puente.

La granja de animales es una pasada, porque encontramos a los típicos animales de granja que están muy acostumbrados a las personas y se acercan a saludarnos. Además, son tan dóciles que se dejan acariciar. Es importante no dar de comer a los animales porque ellos ya tienen una alimentación adecuada preparada por sus cuidadores.

Burritos en La Grajera

Hay muchas cabras y cuando nosotros estuvimos algunas acababan de parir y pudimos ver a los cabritillos y cómo lactaban.

Cabras en La Grajera

La zona de los cerdos tiene un gran charco de barro donde les encanta revolcarse. Como no todo el mundo sabe, los cerdos son los animales más limpios de la granja porque nunca hacen sus necesidades cerca de la zona donde comen, diferencian mucho las zonas. Disfrutamos mucho viendo a estos cerdos «saltando en los charcos de barro como Peppa Pig, George, mamá Pig,…».

Cerdos en La Grajera

También vimos a las ocas. Cada uno de estos animales tienen su recinto y sus casitas, adaptadas a cada especie para poder refugiarse del sol, de la lluvia, del frío o simplemente porque les apetezca estar resguardados.

Ocas en La Grajera

Y había muchos animales más como conejos, gallinas, ovejas, patos,…

Para ver a los animales hay que asegurarse de que está abierta la zona de la granja porque durante el invierno se llevan a los animales a otras granjas para que no pasen frío y vuelven en primavera para que los podamos volver a visitar, por lo que no está abierto durante todo el año.

La entrada a la granja es libre y gratuita y acostumbrados a que todo cueste mucho dinero, es un punto extra para ir a visitar el parque. Merece la pena aunque sólo sea por ver a los animales. El horario de apertura es de 10 de la mañana hasta la puesta del sol de lunes a domingo. No hace falta reserva.

En el parque de La Grajera hay un Aula Didáctica para aprender cosas relacionadas con el medio ambiente, además, la zona de recreo es ideal para disfrutar ya que hay mesas y barbacoas y también se puede pasear por los caminos alrededor del embalse. La verdad es que a nosotros nos sorprendió y nos encanto. Es un sitio súper recomendable para visitar.

Y vosotros, ¿hacéis viajes preparados para peques?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *