Las madres digievolucionamos

Ayer, mi amiga Amaya, nos contaba a un grupo de amigas mamitys que no está agusto con ella ahora mismo. El caso es que se había encontrado a su ex, que hacía más de 13 años que no lo veía y estuvieron de risas recordando las cosas que hacían cuando estaban juntos. Y se dio cuenta de que ahora se siente sosa, que no se reconoce.

Otra amiga, Miriam, le dijo: a lo mejor es que has madurado.

Amaya respondió: no tía, me siento aburrida.

Daniela le dijo: Amaya, no eres sosa ni aburrida, ahora eres MADRE. Tienes dos hijas.

 

 

Amaya respondió que sí, que está casada, pero que no tiene la sensación de estar con su pareja, que siente que comparte piso con él, pero que no tiene ganas de hacer planes y que no la apetece salir, pero que no le gusta sentirse así.

Y al encontrarse a su ex se dio cuenta de que se había perdido a sí misma por el camino, como si hubiera desaparecido «Amaya» y sólo quedaran la madre y la esposa.

Daniela comentó: eso es lo que pasa cuando una pareja tiene hijos.

Miriam añadió: todas cambiamos al ser madres.

Amaya dijo que en el único sitio en el que se encontraba bien y era ella misma, era en el trabajo y que le parecía triste. Era el único sitio en el que era «Amaya», no la madre de, ni la mujer de…

Miriam le dijo que son temporadas, que a ella le pasa lo mismo, pero que intentaran hacer planes los dos solos, sin las niñas.

Miriam siguió: yo en el trabajo estoy bien y contenta y me relaciono normal pero porque después de tantos años siento que no tengo que demostrar nada, hago mi trabajo mejor que muchos. Después salgo del trabajo e intento ir mona al cole, porque las demás madres van de punta en blanco. Luego llegar a casa, que merienden, se bañen, jueguen, cenen y se duerman sin discutir. Para cuando llega mi marido de trabajar, no soy persona. Hoy es nuestro aniversario y no creo ni que lo espere despierta.

Miriam continuó: Intentamos demostrar que somos buenas madres, mujeres y trabajadoras y…somos personas. Yo llega un punto que hasta donde llego y no intento hacer más.

Amaya respondió: exacto, creo que tanto demostrar me olvidé de mi misma.

Miriam dijo: es así, pero porque pensamos que se nos va a juzgar por todo.

Y terminó diciendo: Amaya, piensa que has digievolucionado, como los Pokémon!

Todas nos echamos a reir!

 

Y tú, sientes que has digievolucionado?

 

* Photos by Aditya Romansa y Alex Iby on Unsplash

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *