Habla a tus hijos con amor y con las palabras más bellas que puedas

Según como los padres y las madres hablemos a nuestros hijos e hijas, será como ellos se hablen a sí mismos de adultos.

Hay una frase que resuena mucho en mi cabeza «eres una vaga». Y yo pienso, cómo que soy una vaga? Trabajo fuera de casa, trabajo dentro de casa, llevo la economía familiar, 2 criaturas, mi marido,…no paro, por qué pienso que soy una vaga. Pues porque no soy yo la que me lo digo, es mi madre la que habla. Ella me lo decía de pequeña tantas veces, que ahora sigue resonando en mi cabeza como si fuera verdad.

Soy la menor de 4 hermanos y crecí sintiendo que todo el mundo hacía las cosas mejor que yo… mi padre, mi madre y mis hermanos y hermana. Entonces, yo, para qué iba a esforzarme? siempre había alguien que haría las cosas mejor que yo. Así que cuando mi madre me mandaba algo, yo no quería hacerlo porque sentía que no lo iba a hacer lo suficientemente bien. Ella veía que yo no lo hacía y pensaba que no lo hacía porque no quería, porque yo era una vaga, y así me lo decía, pero esa frase caló tanto en mí, que sigue resonando en mi cabeza.

Es por esto por lo que te digo que hables a tu criatura con las palabras más hermosas que puedas, que le hables como si fuera un maestro, porque son nuestros maestros. Son los que nos enseñan cada día, qué es lo que tenemos que mejorar. Utiliza las palabras más bellas que puedas para definirlos, y no por su aspecto exterior, si no por su interior, por su personalidad y díselo con el mayor amor que puedas. Siempre. Porque así es como ellos y ellas se hablarán a sí mismos el día de mañana.

Y tú,¿lo sientes así?

 

 

 

* Photo by Caroline Hernandez on Unsplash

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *