El Pueblo

Como ya se puede salir, hemos ido a pasar un par de días al pueblo. Es el pueblo en el que nació mi madre y donde yo pasaba parte de los veranos en mi infancia. Ahora me gusta llevar a los peques al menos una vez al año para que vean lo que es un pueblo. Aquí ven el campo con trigo, cebada, girasoles, vides, … aprenden a diferenciar un cultivo de otro, ven huertas, animales de granja como gallinas, ovejas, cabras, caballos y burritos y disfrutan de la libertad del pueblo, como dice mi mayor: se puede ir por mitad de la calle y no pasa nada. También hay muchos perros y gatos sueltos y como a mi mayor le encantan los perros, pues en el pueblo disfruta mucho.

Tenemos una casita que era de mis abuelos maternos que tiene un corral y también un merendero. A mí me trae tantos recuerdos todo allí. El olor, el color, el sabor de la comida de allí…todo es tan especial para mí y ahora también lo es para ellos.

Suelo aprovechar a ir yo sola con los peques cuando trabaja el papity y así lo he hecho también este año. Justo el papity aprovechó para llamar al banco para preguntar cómo podríamos conseguir financiación para comprar la parcela que habíamos visto y en el banco le dijeron que no había problema que nos darían el dinero que necesitábamos, así que ahí empezó toda nuestra ilusión.

Por la noche me desperté y empecé a pensar en que iba a poner una huerta en la parcela y también unas gallinas en un gallinero. Como a mi mayor le gustan los perros y su sueño es poner un hotel de perritos abandonados, también podríamos hacer eso y cuidar de algunos perritos o ser familia de acogida. La verdad es que dormí poco pensando en plasmar todos nuestros sueños en esa parcela.

Así que este año en el pueblo, todo lo que he visto y me gustaría tener, he pensado en cómo poder hacerlo en la parcela. Qué ganas y qué ilusión con todo esto ahora.

 

* Photo by red Fotografia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *