Día 7 del aislamiento por el coronavirus

Llevamos una semana sin salir de casa y sin ir a comprar y estamos aguantando y eso que nosotros no hemos sido de los de comprar para el apocalipsis. Los que han dejado los supermercados sin papel higiénico podrán aguantar meses!

Hoy por la mañana, mientras estaba trabajando me ha llamado una vecina mayor que no vive aquí y que viene sólo en verano y me ha pedido por favor que baje a su casa (tenemos sus llaves por si pasa algo y hay que abrir) y abra las ventana, abra el gas, saque mantas,… y todo eso porque su nieta viene de Tailandia y como no saben cómo está no quieren que vaya a su casa porque el padre de la chica está ingresado en el hospital con coronavirus y no quieren que la chica vaya a su casa para que no se lo contagie su madre, si lo tiene o la chica a su madre si lo trae de Tailandia.

El caso es que mi vecina no quiere que lo haga su nieta porque no se fía de ella porque dice que no sabe hacer nada y, prefiere que lo haga yo porque de mí sí se fía (juas). También me ha dicho que no quiere que venga a su casa, pero que no le queda más remedio. Yo la he dicho que en estos momentos hay que ayudar y que no se preocupe que nosotros estamos aquí por si pasa algo. Y como cuando me llamó yo estaba trabajando, le dije que cuando terminara mi jornada buscaría las llaves y bajaría a su casa y ya haría todo y si necesitaba algo la llamaría desde su casa. Quedamos en eso y yo seguí trabajando.

Cuando terminé le pregunté al papity dónde tiene las llaves, que él es el que se encarga de eso. La conversación fue más o menos así:

– Mamity: ¿Dónde están las llaves de María Luisa?

– Papity: En un cajón.

– Mamity: En un cajón de ¿dónde?

– Papity: Pues no sé, de los de arriba o de los de abajo.

– Mamity: Pero ¿de dónde?

– Papity: Pues no sé, mira arriba y si no están, pues abajo.

– Mamity: ya, pero los cajones ¿en qué parte de la casa están? en la entrada? ¿en el salón?

A ver, que tenemos 10 cajones en la casa y 5 de ellos están en los muebles de los baños, no es tan difícil. Espero que el papity estuviera espeso por el virus que tiene y no por qué él sea así, pero no me sorprendería. El caso es que me dijo que en la entrada.

Llaves

En el mueble de la entrada sólo hay 2 cajones y sólo había unas llaves, así que las cogí, me preparé, me puse mascarilla, guantes, abrigo hasta los piés y me bajé a la casa de la vecina. Cuando llegué allí ninguna de las llaves que yo tenía abría la puerta, así que me subí a casa y se lo dije al papity. Y el papity no sabía dónde estaban las llaves, así que yo, ya cabreada le dije al papity: Pues ahora llamas tú a María Luisa y le das una explicación.

El papity llama a María Luisa y dice: Hola María Luisa, ¿qué tal? Pues te iba a decir que la mamity no puede entrar a tu casa porque no encuentra tus llaves!

 

Así que con eso ya echamos el día.

 

 

* Photo by Jozsef Hocza on Unsplash

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *