Día 5 del aislamiento por el coronavirus

Hoy me he levantado pronto para aprovechar a trabajar lo que no pude ayer mientras los peques seguían durmiendo. Parece que ya llevamos un mes encerrados y sólo llevamos 4 días. Es curioso que antes de que tuviéramos la obligación de estar encerrados, mi idea de estar en casa tranquilos unos días parecía algo idílico y ahora, que es algo obligatorio, a momentos se hace bastante caótico!

Siento que este encierro nos obliga mucho a la reflexión, a la meditación personal y a volver a la parte humana y animal que tenemos y que hemos ido olvidando y perdiendo en esta sociedad frenética en la que vivimos. Siento que es un freno a todo a lo que nos obliga la sociedad, pero por otro lado, también nos cuesta porque es a lo que estamos habituados. Dejar los móviles y las redes sociales para estar más con nosotros mismos y con nuestros peques, parece que es algo complicado porque justamente los móviles y las redes sociales son nuestra ventana al mundo. Y al mismo tiempo siento que no necesito tanta información de fuera, que con lo que tengo aquí, dentro de estas cuatro paredes, es suficiente.

Desde el jueves no vamos a comprar y nos estamos apañando con lo que tenemos en casa, lo que me está obligando a tener más creatividad en la cocina. Y con los peques igual, sería sencillo parar y poner una película o una serie, pero no quiero tirar de la opción fácil porque no es lo mejor para ellos, así que, esto obliga a ser creativos e idear miles de juegos e historias para poder pasar los días.

Después de desayunar los peques se han puesto a jugar al juego de El frutal de Haba, aunque nosotros lo llamamos el juego del cuervo, y así, poco a poco la mañana ha pasado.

El Frutal de Haba

 

Después de comer hemos jugado al escondite, pero yo me he empezado a encontrar mal y creo que tengo fiebre como el papity, pero yo no puedo parar. Lo malo ha sido que me he puesto de mal humor y la casa estaba desordenada y he gritado un poco. Qué difícil se hace esto a ratos!

Después de cenar nos hemos ido a dormir prontito porque estábamos todos muy cansados y yo un poco hecha polvo!

Y tu día, ¿cómo ha ido?

 

* Photo by Chris Sabor on Unsplash

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *