Día 47 del aislamiento por el coronavirus

Anoche al ratito de dormirme, los peques vinieron a mi cama.

Hemos estado durmiendo unos días separados, pero en estos días raros, siento que vuelven a necesitarme. No me importa si vuelven y dormimos juntos otra vez.

Durmiendo en familia

Somos mamíferos y son mis cachorros, dormir con mamá es lo más natural. Se sienten protegidos y duermen tranquilos.

Llegará el día que no quieran saber nada de mí y lo echaré de menos, así que, de momento, lo voy a disfrutar. Voy a disfrutar cada segundo. Oler su pelo, sentir su respiración, que estén cerca de mí. Besarlos mientras duermen y no se enteran, me parece algo precioso. Es un beso tan sincero porque el que lo recibe ni siquiera lo sabe. Pero estoy segura de que en lo más profundo de su ser, ese amor queda impregnado.

He disfrutado mucho durmiendo con ellos y si mañana vuelven a su habitación, también estará bien. Lo que quieran, lo que necesiten. Siendo flexibles.

 

 

* Photo by Allen Taylor on Unsplash

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *