Día 21 del aislamiento por el coronavirus

Ayer me contó una amiga que su abuelo se ha muerto a causa del coronavirus. Era mayor, tenía 90 años, pero estaba bien y, de no haber sido por esto, probablemente habría vivido bastante tiempo. Ella era consciente de que esto tenía que pasar en algún momento, pero la manera en la que ha ocurrido duele mucho.

Soledad

Su abuelo se ha ido solo, sin despedirse de nadie y nadie ha podido darle un abrazo, la mano o un último adios y eso hace más difícil, si cabe, el duelo.

No estamos preparados para una situación así, y eso es lo que hace que duela mucho más, que no podamos despedirnos de nuestros seres queridos, que nos enteremos de su adios por una llamada de un desconocido y pensar en lo solos que se habrán sentido en sus últimos momentos.

Y, aunque me siento en una burbuja, protegida en mi casa con mi familia, hay gente que está sufriendo mucho y eso me hace estar muy triste y siento que nadie merece morir así, solo, sin poder decir adios, y siento que nadie merece que un ser querido muera así, sin poder decirle te quiero.

Mucho ánimo para todos los que los estáis pasando. Un fuerte abrazo.

 

 

* Photo by ben o’bro on Unsplash

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *